Noticias

No querer pagar el Bachiller en los IES concertados complica la admisión en los públicos


laopinionmurcia.es

AMALIA LÓPEZ El proceso de admisión extraordinario de alumnos en los institutos se ha ido complicando en los últimos años, al aumentar el número de estudiantes que, al llegar al Bachillerato en el centro concertado en el que han estudiado siempre, deciden cambiar a uno público para ahorrarse la cuota mensual durante dos cursos, dado que el Bachillerato no es una etapa obligatoria y por lo tanto no está subvencionada. Los más previsores hacen sus solicitudes en el periodo ordinario, pero algunos esperan hasta el último momento y lo intentan en el plazo extraordinario, bien porque no se acordaron en su momento, bien porque toman la decisión a última hora. Según diferentes fuentes consultadas, este año este fenómeno ha complicado el inicio del curso y la formación de los grupos en algunos institutos, sobre todo los del entorno de los centros concertados.

De hecho, la primera semana del curso había centros sin terminar de encajar a alumnos con este perfil. Las comisiones de escolarización tratan de ‘repartir’ a los alumnos que solicitan plaza en el periodo extraordinario en función de las posibilidades de cada centro y la disponibilidad de plazas, pero ajustar en esta época se complica más por lo apurado del tiempo. Hay que tener en cuenta que en septiembre los institutos celebran los exámenes de recuperación y la matrícula de un curso varía en unos pocos días por los resultados.

«Lo que antes era algo excepcional de verdad, ahora se ha ido generalizando y cada vez más padres solicitan el cambio en el periodo no ordinario. Esto complica mucho las cosas en los centros», explicó a esta redacción el director de uno de los institutos afectados por esta llegada a última hora de alumnos procedentes de la concertada.

Cuando los cursos están ajustados, la llegada de uno o dos nuevos puede modificar en mucho la organización de un centro, especialmente ahora con las ratio tan ajustadas. Una incorporación sola puede motivar el desdoble de un aula si se supera un número determinado de alumnos. Y un desdoble significa tener que contratar a más profesores, así como modificar la organización interna de los institutos.
Según explican diferentes fuentes del sector educativo, este es un problema especialmente sensible en la ciudad de Murcia, esencialmente porque el número de centros concertados es mayor que en otros municipios.

El trasvase de alumnos a los colegios públicos no es un fenómeno de nuevo cuño. De hecho, se ha producido siempre, tal y como confirmó a LA OPINIÓN el presidente de Confapa Murcia, José Antonio Abellán. Sin embargo, el repunte en los últimos años ha sido muy significativo y la explicación hay que buscarla, como en tantas otras cosas, en las dificultades económicas de muchas familias.

Las cuotas del Bachillerato varían, pero rondan, y en muchos casos superan, los 400 euros mensuales. Esto son unos 3.600 euros el curso, a lo que hay que sumar los gastos de libros de texto, el material y, en su caso, el comedor o el transporte, el seguro… Al final, la cuenta suma más de 4.000 euros cuyo ahorro viene mejor que bien en este momento.

Anuncios
Estándar
Noticias

Educación envía 13.000 sms en 20 días para informar de las faltas de asistencia a clase


laopiniomurcia.es

M. J. G. La Comunidad Autónoma envió el pasado curso escolar más de dos millones de mensajes (SMS) a los móviles de padres de alumnos informándoles de que habían faltado a clase. Así lo aseguró el consejero de Educación, Universidades y Empleo, Pedro Antonio Sánchez, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno. Sánchez añadió que, en las tres semanas que se lleva de curso escolar (9 de septiembre), ya se han enviado 13.000 SMS a los padres.

El envío de mensajes a los móviles de los padres es una de las medidas que se incluyen dentro del II plan de prevención, seguimiento y control del absentismo escolar, aprobado ayer por el Gobierno regional. Cuenta con otras 53 medidas y, entre las prioridades, se encuentra la suscripción de convenios entre la Comunidad y los ayuntamientos para que creen Mesas Municipales para el seguimiento de los casos de absentismo. A estas mesas se incorporará a la Policía Local. El plan también establece fortalecer la función de los docentes que trabajan en este ámbito, especialmente los tutores y los profesores técnicos de servicios a la Comunidad Autónoma.

Otros acuerdos

El Consejo de Gobierno prorrogó el contrato del servicio de prevención selvícola y defensa contra incendios de las masas forestales de la Región de Murcia, por una cuantía de 15,7 millones de euros. Además, amplió también un acuerdo con el ministerio de Defensa para el intercambio de información en emergencias.

Asimismo, el Gobierno regional aprobó una dotación por un importe global de 4,5 millones de euros para el mantenimiento de 406 plazas en centro de día para personas con discapacidad y para personas con enfermedad mental en los municipios de Murcia, Cartagena, Cieza, Molina de Segura y Caravaca de la Cruz.

Además, la Comunidad destinará casi un millón de euros a la compra centralizada de suministro de material desechable de ventilación y oxigenoterapia con destino a los hospitales para los dos próximos años. También se aprobó una ayuda de 2,1 millones a la organización de productores ‘Las Primicias’, de Torre Pacheco.

Estándar
Noticias

Los institutos de la Región de Murcia reciben este lunes a más de 92.000 alumnos


lainformacion.com

La Consejería de Educación, Universidades y Empleo espera la llegada mañana de más 92.000 estudiantes a los institutos de Enseñanza Secundaria que comienzan las clases en la Región de Murcia. Para que las clases comiencen con normalidad y se pueda resolver cualquier incidencia, Educación contará con un dispositivo especial este lunes.

En total, abren sus puertas 110 centros públicos y 47 concertados y privados, de los que 91 están adscritos al ‘Programa de enseñanza bilingüe en Secundaria’ y 25 estrenarán el Programa ‘Enseñanza XXI’, según han informado fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

Así, el titular de Educación, Pedro Antonio Sánchez, destacó que el objetivo de la Consejería “es seguir ofreciendo a los alumnos una formación de calidad y, para ello, contamos con magníficos docente cuya función es digna de alabar. Asimismo, continuamos impulsando las medidas para que los estudiantes mejoren sus capacidades en idiomas y en nuevas tecnologías, además de en todas las competencias que establece su educación”.

Por otro lado, los idiomas y las tecnologías de la información y la comunicación son un eje estratégico de la formación del profesorado. El Plan de Formación para este curso incluye, inicialmente y al margen de las actividades formativas en los centros, 14 ediciones para profesorado de idiomas y bilingüe.

También destacan 15 actividades para la mejora de la competencia en idiomas del profesorado no especialista y su preparación para las pruebas de nivel de las Escuelas Oficiales de Idiomas.

Y es que, cabe reseñar que el Programa ‘Enseñanza XXI’ se realiza íntegramente en formato digital. Más de 1.200 alumnos de primero de ESO recibirán sus enseñanzas a través de soportes digitales, empleando libros digitales y plataformas de teleformación, después de que sus familias hayan optado voluntariamente por esta oferta de enseñanza.

Los centros seleccionados para este novedoso programa de de enseñanza digital son los siguientes: IES Carlos III de Águilas; IES Francisco Salzillo de Alcantarilla; IES Alcántara de Alcantarilla; IES Valle de Leiva de Alhama de Murcia; IES Valle del Segura de Blanca; IES Oróspeda de Caravaca de la Cruz-Archivel; IES El Bohío de Cartagena; IES Pedro Peñalver de Cartagena-El Algar; IESO Galileo de Cartagena-Pozo Estrecho y el IES Diego Tortosa de Cieza.

Asimismo, el IESO Pueblos de la Villa de Fuente Álamo; IES Infanta Elena de Jumilla; IES María Cegarra Salcedo de La Unión; IES Salvador Sandoval de Las Torres de Cotillas; IES Ramón Arcas de Lorca; IES San Juan Bosco de Lorca; IES Príncipe de Asturias de Lorca; IES Eduardo Linares Lumeras de Molina de Segura; IES Floridablanca de Murcia: IES El Carmen de Murcia; IES Mariano Baquero de Murcia: IES Saavedra Fajardo de Murcia; IES Beniaján de Murcia-Beniaján; IES Alquibla de Murcia-La Alberca; e IES Sangonera la Verde de Murcia-Sangonera la Verde.

(EuropaPress)

Estándar
Opinión

Educación: el acuerdo imposible


Tomás Salas (forumlibertas.com)

Mucha gente razonable piensa que en España es necesario un pacto educativo de gran alcance. Las razones parecen obvias y las tengo por escrito (perdonen que me autocite). Primero, la educación es una materia fundamental en un sentido etimológico; está en la base, en el fundamento de todo lo demás -economía, desarrollo, cohesión social, cultura-. Segundo: las normas educativas son de lenta aplicación por la misma naturaleza y complejidad del sistema al que se aplican; y además (tercer punto) sus resultados sólo son comprobables y evaluables a largo plazo, lo que hace necesaria cierta estabilidad y permanencia en estas normas (“Necesidad de un pacto educativo, en La Opinión de Málaga, 29-03-2006).

Constatada la necesidad, paso a exponer la tesis de este artículo: el acuerdo no se da ni existen las condiciones para que se dé en mucho tiempo. Como decía el torero castizo, lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible.
Simplificando una cuestión de por sí bastante compleja, se pueden definir dos modelos educativos. La izquierda concibe la educación como un derecho irrenunciable que el Estado debe satisfacer. En su modelo prima el valor de la equidad, intentando un mayor resultado para una amplia mayoría. En el ámbito de la gestión, prima el concepto de participación democrática. Desde la derecha (o centro-derecha, como a ellos les gusta definirse), es decir, desde los valores liberales y conservadores, se insiste en el valor de la diversidad y en la libertad de elección. La educación es un derecho de la familia (órgano básico, anterior al Estado) que debe tener posibilidad de elegir un producto acorde a sus principios y valores. Además se defiende la libertad de que la iniciativa social -el sector privado- pueda ofertar sus productos, ejerciendo una función que no tiene que ser exclusiva del Estado, aunque es el Estado quien establece un marco jurídico y tiene la última palabra en la homologación de las enseñanzas. Si desde el lado zurdo, se insiste en la equidad, desde aquí se hace hincapié en la calidad. No es casual que en la dos grandes leyes educativas de la derecha española, la efímera LOCE y la todavía en proceso de parto LOMCE, se acoja en el mismo título la palabra “calidad”. En su modelo de gestión, se rige por la eficacia y el cumplimiento de objetivos más que por la participación.
Un interesante artículo de Eugenio Nasarre (“El artículo 27 de la Constitución. Su desarrollo legislativo”, en Cuenta y razón, nº 27, 2013), estudia como en nuestra Constitución actual se hace una síntesis de ambas tendencias. Esto quizá fue fruto de la capacidad negociadora de Alfonso Guerra y Abril Martorell y de un momento histórico y un ambiente propicio al acuerdo y a la búsqueda de lo fundamental.
Pero esta capacidad negociadora y sintética, tan propia del espíritu de la transición, se pierde, por lo menos en el terreno educativo, para no aparecer más. De hecho, la época democrática española ha estado siempre, con una pequeña salvedad que ahora comentamos, regida por leyes socialistas. La primera ley educativa fundamental después del franquismo es la LOECE, de 1980, obra del gobierno de la UCD. Aquí se recoge, por ejemplo, la elección de la dirección de los centros por la administración y se plantea, en líneas generales, un modelo educativo desde los valores liberales. Esta ley, por cierto, coincide con el mayor crecimiento del sistema educativo de la historia. La LODE en 1985 viene a cambiar el rumbo de la educación en España, ahora desde una perspectiva de la izquierda y establece algunos aspectos fundamentales del sistema. Por ejemplo, los consejos escolares, que adquieren amplias funciones e incluso eligen al director; y un punto muy importante, que luego se ha mantenido prácticamente sin variación en todas las leyes y que tampoco desaparece -aunque mucha gente que no se ha leído el borrador parece decir lo contrario- en la futura LOMCE: el sistema de conciertos para la financiación de la enseñanza privada. Luego llega la gran ley socialista, que estable una nueva arquitectura del modelo educativo español, que no cambiaba desde la Ley General de Educación de 1970, y que sienta las bases de un modelo de enseñanza basado en la equidad: la LOGSE, de 1985. Esta es la reforma más profunda que experimenta el sistema en mucho tiempo y supone el más ambicioso proyecto socialista de cambio de la sociedad española. Aunque gobierna el PP durante dos legislaturas, no plantean un cambio en este terreno hasta el final de la segunda. Será la LOCE, de brevísima vida, pues una nueva victoria socialista hace que la ley se derogue y sea sustituida por la LOE (2004), que fundamentalmente desarrolla y continúa la LOGSE. En estos momentos, se prepara la LOMCE que, de aprobarse será prácticamente la primera ley educativa de la derecha que se aplique en España, si exceptuamos la corta vida de la LOECE. Si sale a la luz, lo hará sin consenso, exactamente como han salido las leyes socialistas.
En resumen, la historia de las leyes educativas en nuestro periodo democrático es la historia de la preponderancia casi absoluta de la izquierda y de una absoluta (sin casi) falta de acuerdo. 
La educación determina los valores, las ideas, las creencias; es el humus donde se fermentan las realidades sociales. Por eso todas las grandes batallas ideológicas terminan jugándose en el campo educativo. La gran maestra de Occidente, la Iglesia, siempre lo ha sabido. La izquierda hace tiempo que también aprendió esta lección y defenderá con ahínco cada palmo de este terreno, que considera propio. Es la derecha española la que, instalada en la panglossiano “mejor de los mundos posibles”, sigue sin enterarse.
Estándar
Noticias

Hacer listas y reaprovechar material, claves para la ‘vuelta al cole’


MADRID, 1 Sep. (EUROPA PRESS) –

Hacer listas de los productos que se van a necesitar durante el curso y comprobar qué es lo que se puede reaprovechar de años anteriores son dos de las recomendaciones que están haciendo las asociaciones de consumo de cara a facilitar la vuelta al colegio de las familias.

Este año el gasto medio de las familias en material escolar para llevar a un hijo al colegio oscilará entre los 600 y 700 euros por niño, en función de si usa uniforme (más caro) o no, según ha informado la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU).

La partida más alta, según el estudio que ha publicado la organización, serán la ropa y el calzado, que costará una media de 300 euros, seguidos de los libros de texto, cuyo coste oscila en torno a los 220 euros, y el material escolar de papelería, en el que el gasto será cercano a los 100 euros.

Por ello, la Asociación General de Consumidores (ASGECO) ha incidido en la importancia de no dejarse llevar por las ofertas “que fomentan el despilfarro y el consumo masivo” sin antes haber comprobado qué ropa o útiles que ya se tienen pueden volver a utilizarse y cerciorarse de qué es lo que se va a necesitar.

Por otra parte, ha advertido del peligro de no hacer un uso “cuidadoso” de medios de pago como tarjetas de crédito, pagos aplazados u ofertas de financiación que luego puedan convertirse en un lastre difícil de asumir.

En cuanto a las fechas para realizar las compras, la Confederación Estatal de Consumidores y Usuarios (CECU) ha sugerido tratar de concentrarlas en la recta final de agosto, cuando en muchas tiendas tienen productos a precio de liquidación de las rebajas de verano.

Las asociaciones también han coincidido en recordar que, a pesar de los recortes, siguen existiendo becas y ayudas para partidas como libros de texto, comedor o transporte escolar que conceden algunas administraciones públicas. En la misma línea, han señalado que algunos colegios ayudan a las familias aportando libros o material escolar en buen estado que ha sido utilizado en años anteriores.

Por otra parte, han indicado que la necesidad de planificar cuidadosamente las compras para evitar gastos excesivos puede ser una buena oportunidad para hacer participar a los más jóvenes en las compras y enseñarles a consumir de forma responsable, es decir: “adquirir aquellos productos que tengan una buena relación entre precio y calidad, que sean resistentes y que cumplan la función para que han sido adquiridos”.

En esta línea, ASGECO ha recomendado también a los estudiantes de cursos superiores a dar un paso más en el consumo responsable e incluir en sus compras criterios de comercio justo, sostenibilidad, reciclaje y justicia social.

ESFUERZO PARA LAS FAMILIAS

En cualquier caso, algunas asociaciones de consumidores se han hecho eco de las quejas de los padres de familia por el esfuerzo que supone cada mes de septiembre la compra del material escolar para nuevo curso y, concretamente, los libros de texto nuevos, ante el constante cambio de estos para sustituir ediciones que aún pueden ser reutilizadas.

Precisamente esta semana, una madre de familia, Elena Alfaro, ha presentado más de 200.000 firmas para pedir al Gobierno que imponga por ley la reutilización de los libros de texto, como hacen el resto de países europeos, excepto Irlanda y Portugal.

En esta línea, la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) ha reivindicado como “imprescindible” la gratuidad de los libros de texto para las familias, a fin de evitar las desigualdades que se producen en las escuelas y en las distintas comunidades autónomas, donde las ayudas para este tipo de materiales difieren.

Por último, algunas asociaciones e instituciones están realizando también recomendaciones para facilitar la vuelta al colegio, no ya de las familias, sino de los estudiantes de educación infantil y primaria, a quienes puede resultar más complicado adoptar una rutina tras el parón estival.

En este sentido, la academia Érase una vez ha elaborado una lista de recomendaciones entre las que destacan la introducción de un horario parecido al del periodo escolar de forma gradual durante los últimos días de vacaciones y que los padres de los niños expresen tranquilidad y positividad sobre el hecho de volver al colegio.

“Un niño tiene que ir y ser feliz en el colegio, si no es así, algo no esta funcionando”, según ha asegurado.

Además, otras instituciones han lanzado consejos parecidos para hacer menos difícil la adaptación de los estudiantes al nuevo ritmo tras las vacaciones, entre las que, además del cambio paulatino de los horarios, se encuentran otras recomendaciones como introducir tiempos fijos para la lectura y los deberes, planificar las actividades extraescolares y plantear objetivos para el curso.

Estándar