Noticias

«Pedimos el mismo trato que los demás»


Dos sentencias del Tribunal Supremo cuestionando las subvenciones que reciben los colegios que separan a sus alumnos por sexos han reabierto estos días la polémica sobre la educación diferenciada. En la Región solo dos centros, vinculados al Opus Dei, Nelva (femenino) y Monteagudo (masculino) siguen segregando a sus estudiantes. El director de Monteagudo explica por qué y responde a las críticas que ha tenido que enfrentar en las últimas semanas.
-El Supremo ha puesto en duda de nuevo que los colegios que separan por sexos a sus alumnos deban reciban ayudas públicas…
-La sentencia del Supremo la acatamos, no queda otra, pero no estamos de acuerdo, evidentemente. La propia sentencia destaca la legitimidad de los colegios que separan, aunque señala que el Gobierno es competente para decidir si deben recibir fondos públicos o no. No nos gusta por eso, porque es contradictoria. Si somos legítimos y estamos dentro del sistema, ¿por qué no podemos recibir esos fondos públicos? Si somos ilegítimos, ciérrense los colegios, pero si somos constitucionales y legítimos, ¿entonces por qué no podemos recibir fondos públicos como los demás? Pedimos el mismo trato que otros colegios.
-Esa misma legitimidad la podría esgrimir un colegio budista o una escuela holística para reclamar un concierto público…
– Nosotros defendemos un sistema abierto y donde haya libertad de modelos educativos. Creemos que la variedad de modelos educativos lo que hace es enriquecer la sociedad. Enriquece formar gente con diferentes formas de pensar. En cambio, los sistemas de modelo único no lo hacen.
-Muchos ciudadanos piensan que si hay familias que quieren un modelo de educación distinto, como el diferenciado, deben pagárselo ellas mismas, y no todos los españoles con sus impuestos…
– Somos un modelo más, y tenemos el respaldo de la Unesco, que dice claramente que la educación diferenciada no es discriminatoria. Tampoco podemos obviar que los padres que traen a sus hijos a Nelva y Monteagudo también pagan sus impuestos y tienen el mismo derecho.
-En Estados Unidos, media docena de centros públicos seguían ese modelo en 2003; hoy son medio millar… ¿A qué achacan ese auge?
-La educación diferenciada es un fenómeno que está resurgiendo en muchos países del mundo con culturas y partidos políticos muy distintos. No solo son conservadores o de derechas… Socialistas, laboristas, el propio Obama…, están promoviendo la escuela diferenciada. También en Francia, en 2008, la Asamblea se pronunció a favor, y el partido socialista francés es partidario de probar el modelo. Y donde más crece es en la educación pública.
-En España no ocurre así; está ligada casi en exclusiva al catolicismo, y en concreto al Opus Dei…
-El 90% tiene relación con la iglesia, y en concreto con el Opus. Las razones son históricas y culturales, y para nada tienen que ser el punto de mira del debate.
-¿Cree que hay un debate ideológico o partidista de fondo?
-Sí, y es justo lo que no pasa fuera, donde la educación diferenciada se da en escuelas laicas, feministas, de izquierdas… Solo en España el modelo está circunscrito a la Iglesia, y eso provoca que el debate se polarice.
-¿Han conseguido demostrar que el modelo garantiza mejores resultados académicos?
– Nosotros tampoco queremos entrar en esa competencia de modelos. Nunca hemos dicho que la educación diferenciada sea mejor que la mixta. Lo que decimos es que lo que aporta amplitud y libertad y promueve que haya culturas diversas es lo que más enriquece. Por eso defendemos que haya modelos distintos de educación. Porque quien debe decidir qué educación quieren para sus hijos son los padres.
-Pero esa diversidad de la que habla no se refleja en las aulas. Chicos y chicas estudian separados…
– Buenos, nosotros disponemos de un colegio de chicos y otro de chicas. No están juntos en las aulas pero la convivencia, el asociacionismo, la relación… están ahí. Llegan juntos hasta la puerta.
-Si no tienen garantías de que mejoren los resultados, ¿por qué separan entonces a sus alumnos por sexos?
– Es una cuestión de carácter propio. Los colegios de Fomento se fundaron así porque se consideró que la educación diferenciada tiene ventajas. Pero no buscamos estar por encima del otro sistema, sino en igualdad de condiciones. Los datos que se publican en otros países sí dejan claro que los resultados son mejores. En Inglaterra, de las cien mejores escuelas, 81 son diferenciadas.
-Entonces, ¿no cree que los resultados académicos mejoren si estudian separados?
– En España no hay estudios que avalen que ninguno de los dos modelos sea mejor. Pero donde sí se han realizado esos estudios, como en Inglaterra, Australia o Alemania, sí se destaca que la educación diferenciada consigue mejores resultados que la mixta.
-¿Y sus resultados en las Pruebas de Acceso a la Universidad?
– Tanto en Nelva como en Monteagudo llevamos cinco años con el 100% de aprobados.
-No disponen de estudios, pero a través de su experiencia, ¿qué ventajas encuentra en la educación diferenciada?
– La ventaja educativa más destacada la encuentro en la adolescencia; se adapta muy bien a las diferencias que existen en esas edades. Los chicos tienen más dificultades académicas en esa etapa, y el sistema diferenciado se adapta a esos ritmos diferentes.
-¿Cree que sus ritmos de aprendizaje son diferentes?
– No es que lo creamos, está archidemostrado, y cualquiera que tenga hijos e hijas lo sabe. La tesis de una neuróloga feminista radical americana de la universidad de Berkeley defiende que los ritmos madurativos y los circuitos neuronales de chicos y chicas son distintos. Eso es una verdad científica, no moral ni social.
-Otro estudio publicado en ‘Science’, ‘La seudociencia de la escolarización por sexos’, critica que los datos que defienden los mejores resultados de la educación separada no son sólidos.
– La evidencia científica es que los cerebros son distintos y evolucionan de forma diferente, y eso se puede ver hasta en una resonancia. Si partimos de esa base, una buena medida puede ser la educación diferenciada, porque se adapta a esos ritmos distintos.
-Pero la escuela no solo enseña, también socializa, y sus alumnos trabajarán y convivirán con personas de ambos sexos…
– La socialización ya se realiza, es imposible que nos sustraigamos a eso. En horario escolar están separados, pero en casa, con sus amigos, en la calle…, están juntos. No afecta para nada a la cohesión social de los alumnos.
-¿No teme que el sistema pueda promover el sexismo o afianzar roles?
– Para nada. Hay menos alumnos con actitudes sexistas. Al contrario. Además, tenemos un índice de familias numerosas altísimo, y en sus casas los niños tienen hermanas y hermanos.
-El ministro Wert ha avanzado su intención de ‘blindar’ los conciertos a los colegios que separan, y el consejero de Educación también se ha mostrado firme en su decisión de mantener las ayudas. Aun así, ¿les preocupa estar a expensas de los vaivenes políticos?
– Es cierto, nos preocupa la falta de estabilidad por las familias. Y más en estos momentos, cuando tenemos a muchos padres en paro. Tenemos un nivel de familias medio, y eso si nos preocupa. ¿Qué nos tranquilizaría? Hay que llegar hasta el final: una sentencia del Tribunal Constitucional que diera garantía al modelo, que no estemos al albur de quien gobierne.
-¿Qué porcentaje de alumnos inmigrantes atienden los colegios Nelva y Monteagudo?
– Tenemos alumnos de siete nacionalidades: chinos, de Camerún, de Nigeria… El porcentaje puede estar entre el 7% y el 10%.
-¿A cuánto asciende el concierto que reciben todos los años de la Administración regional?
– Entre los dos colegios estamos cerca de los cuatro millones de euros.
-¿Cubre esa asignación los gastos del colegio?
– Entre un 50% y un 60%. Hay que recordar que el 80% del dinero del concierto va destinado al llamado pago delegado, que es la nómina de los profesores.
-¿Y quién aporta la diferencia?
– Las asociaciones de padres, y los padres que quieren.
-¿Qué mensualidades pagan los padres?
– En Primaria, la media puede estar en unos 150 euros. En Secundaria algo más.
-¿Y si una familia no puede pagar?
-Pues no lo paga. Los padres saben que se necesita dinero para mantener el nivel educativo, pero cada centro hace lo que puede. Si no pueden, no lo pagan, porque no tienen obligación.
-¿No hay consecuencias si no abonan las cuotas?
-Si fuera así estaríamos en la Inspección de Educación, seguro.
-Si les retiraran el concierto, ¿qué porcentaje de alumnos tendría que abandonar el colegio?
-Ninguno. En las comunidades que se han perdido los conciertos se ha luchado para que se quedaran todas las familias. Tendríamos que trabajar más y cobrar menos. Fomento como empresa se ha volcado en esos casos. La pérdida del concierto sí perjudicaría el acceso de nuevas familias.
-¿Por qué insisten en afirmar que la concertada ‘le sale barata’ al Estado?
-Porque la Administración financia el 60% del coste real: no tiene que mantener las instalaciones, para empezar porque no tiene que construir los edificios.
-¿Les han afectado los recortes?
-Por supuesto, es justo y normal. Estamos haciendo las cuentas para aplicar el descuento de la extra de Navidad a las nóminas, y el presupuesto para gastos generales ha bajado un 10%.
Estándar
Noticias

UPyD Murcia reclama a Educación que suprima la subvención a dos colegios de educación diferenciada por sexos


eleconominta.com

Recuerda que ya exigió esta misma posición en enero de 2010, aunque respeta el derecho de los padres a elegir libremente colegio.

El coordinador regional de UPyD, Rafael Sánchez, ha reclamado a la Consejería de Educación que “suprima la subvención a los dos colegios concertados de la Región que segregan a sus alumnos por sexos”, ya que considera que “las dos sentencias del Tribunal Supremo (TS), sobre recursos en Cantabria y Andalucía “deja muy claro lo que la LOE (2006) ya expresaba la “imposibilidad de discriminar por sexo”.

Sánchez ha señalado que el artículo 84.3 de la LOE 2006 fija que “en ningún caso” habrá discriminación por sexo. Además, ha recordado que la disposición adicional 25 de la LOE también establece que los colegios mixtos “serán objeto de atención preferente y prioritaria”.

No obstante, Sánchez no cuestiona el “derecho de los padres a elegir libremente colegio conforme a sus convicciones morales y religiosas”, incluida la segregación por sexos, “pero no en centros subvencionados con fondos públicos, tal y como ahora confirman las sentencias del Supremo”.

Del mismo modo, al igual que en otros temas sobre legislación educativa, Sánchez ha subrayado que UPyD reclama una única norma estatal “y no tantas como comunidades autónomas existen en España.”

Asimismo, ha defendido que “las sentencias del Supremo también vienen a avalar la posición de UPyD sobre una única normativa de carácter estatal “ya que en este asunto cada comunidad autónoma tiene un margen de interpretación que debería ser homogéneo para todo el Estado”.

Estándar
Noticias

Wert modificará la ley para garantizar la subvención a la educación diferenciada


abc.es

Ante las recientes sentencias del Tribunal Supremo en torno a los dos colegios de Andalucía y Cantabria que señalan que la actual ley orgánica de educación del 2006 excluye a estos centros de recibir dinero público, el ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha dicho hoy en una entrevista en la Cadena SER que está dispuesto a cambiar la ley de enseñanza si es necesario para que los colegios que separan en función del sexo puedan seguir recibiendo subvenciones públicas.

Este miércoles se conocían las dos sentencias del Tribunal Supremo que niegan la posibilidad de que los centros que separan por el sexo a sus alumnos reciban apoyo económico por parte del Estado. Para que estos centros puedan seguir recibiendo dinero público habría que reformar la ley de educación aprobada en 2006 y, por ello, Educación modificará la ley actual para que deje de considerarse discriminatorio separar a los niños por sexos y con ello, poner fin a esta cuestión. Así lo ha confirmado este jueves el ministro Wert en «La Ventana» de la Cadena SER.

El ministro, que se ha mostrado a favor de la educación diferenciada por sexos, considera que no existe ningún rasgo de discriminación en este modelo al existir también muchas otras ofertas educativas. Por ello, defiende los párrafos de la ley que hacen mención a al discriminación, no tienen por qué ser modificados. «No es preciso tocar la descripción que se hace de las causas de discriminación que no son admisibles, pero es posible hacer alguna referencia explícita a que esta modalidad de oferta educativa no tiene por qué suponer segregación», ha querido explicar pidiendo cautela a la hora de usar los conceptos.

Modificarán la ley en «varios aspectos»

Aun así, esto no significa que no se vayan a llevar a cabo reformas entorno a esta cuestión. «Claro que vamos a modificar la ley en varios aspectos» ha señalado. De hecho, ha adelantado que en la reforma de la LOE se podría incluir un artículo que proteja la financiación de los colegios que segregan. Según Wert, el proyecto de Ley de reforma educativa se debatirá en el Congreso a partir del mes de octubre.

Siendo consciente del debate que ha despertado esta cuestión, el ministro ha querido recordar que finalmente serán las comunidades autónomas las que decidan si seguirán otorgando fondos públicos o no a estos centros. Algunas comunidades como Madrid ya se han pronunciado al respecto. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, aclaró que su Gobierno seguirá otorgando el concierto a los ocho centros educativos que ofrecen esa opción dentro de la autonomía.

Después de que ayer miércoles el ministro emitiera un comunicado defendiendo la educación segregada por sexos argumentando que «si no hay discriminación en función de esa educación diferenciada, no puede haber discriminación en cuento a la aportación de fondos públicos», las reacciones de diferentes personajes públicos han salido a la luz.

Despliegue de reacciones

La secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, ve «tremendo» que el ministro José Ignacio Wert, «justifique la discriminación por razón de sexo» en el sistema educativo y diga que «no está de acuerdo» con la sentencia del Tribunal Supremo, en la que rechaza los conciertos a dos colegios de educación diferenciada. Asimismo, ha criticado que apoye este modelo educativo amparándose en un convenio de la Unesco firmado por España en los años sesenta. Mientras, el secretario general del grupo socialista en el Congreso, Eduardo Madina, ha asegurado hoy que el PP vive en «el siglo XIX».

La consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Mar Moreno, ha reprochado también hoy al ministro que sienta «añoranza por la escuela de su infancia» y quiera «que los ricos estén con los ricos, los pobres con los pobres, los niños con los niños y las niñas con las niñas». Según la titular andaluza del ramo, la de Wert es una «escuela antigua» que para nada tiene que ver con la que propone Andalucía, comunidad cuyo Gobierno «apuesta por una escuela moderna, integradora y una escuela capaz de generar igualdad» Además, el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, ha considerado que al Gobierno de España «le parece bien todo lo que nos lleve al pasado». Valderas ha incidido en que al Ejecutivo «popular», «claramente de derechas», le «parece bien todo lo que nos haga retroceder a un escenario preconstitucional», si bien ha dejado claro que, en este caso, «la razón la tiene Andalucía».

El Partido Socialista de Cantabria ha manifestado este jueves su «más rotundo rechazo» a las declaraciones del ministro de Educación. Asimismo, ha anunciado que a principios del mes de septiembre iniciará una serie de actuaciones legales para que se respete la normativa vigente en materia de educación. A su vez, el portavoz parlamentario del PSdeG, Abel Losada, ha censurado que «para el PP, el Opus Dei manda más que el Tribunal Supremo». «Es lamentable y vergonzoso acudir a una resolución de la Unesco firmada en 1960 para justificar una decisión política 52 años después», ha sentenciado Losada.

Por su parte, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha pedido a las Comunidades Autónomas que apliquen la doctrina del Tribunal Supremo y retiren los conciertos con los centros privados que discriminan al alumnado por razón de sexo. La confederación, ha reclamado al ministro Wert, que «cumpla y haga cumplir la ley en todos los centros educativos y, por tanto, obligue a las comunidades autónomas a dejar de financiar centros educativos sexistas».

Estándar
Noticias

Trinidad Jiménez cree “una barbaridad” que wert justifique la segregación por sexos


MADRID, 23 (SERVIMEDIA)

La secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, juzgó este jueves “una barbaridad” que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, “justifique la segregación” por sexos en las escuelas.

En una entrevista en Onda Cero recogida por Servimedia, Jiménez criticó que el ministro cuestione el criterio del Tribunal Supremo, contrario a subvencionar con fondos públicos los centros educativos que separen a los alumnos por razón de sexo.

En su opinión, esa segregación “atenta contra el principio de igualdad” y es contraria a los estudios pedagógicos que demuestran los beneficios de la educación igualitaria y con convivencia de ambos sexos.

Trinidad Jiménez denunció que el Gobierno ha emprendida una “regresión” al pasado en todas sus políticas, “insoportable” en algunos ámbitos, como el del aborto.

En ese sentido, emplazó al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, a dejar de entrometerse en la libertad de elección de las mujeres y ocuparse de asuntos “de su competencia”, dijo, como la excarcelación de presos por razones de enfermedad.

Jiménez responsabilizó al Gobierno de generar auténticos “dramas” para los ciudadanos, en asuntos como el aborto o los recortes en dependencia o en sanidad, y juzgó “dramático” el intento de “cargarse” el sistema público de salud.

En ese sentido, se mostró partidaria de hacer los ajustes que sean necesarios para reducir costes, pero manteniendo los principios de universalidad y solidaridad y sin dejar fuera a los colectivos más vulnerables, como los inmigrantes en situación irregular.

Jiménez se mostró convencida de que el ahorro será “muy bajo” porque la mayor parte de esos inmigrantes son jóvenes y están sanos, pero quienes padezcan enfermedades infecciosas o crónicas empeorarán y su atención en urgencias se ancarecerá o colapsará servicios.

Estándar
Noticias

El Supremo rechaza los conciertos en los colegios que segregan por sexo


elpais.com

Los colegios que solo admiten a alumnos y alumnas por separado pueden existir en el sistema educativo español. Pero, según el Tribunal Supremo, “se excluye a esos centros de la posibilidad de concertar con la Administración competente su sostenimiento con fondos públicos”. Dos recientes sentencias de la sección cuarta de la sala de lo Contencioso, referidas a dos centros de Cantabria y Andalucía, dejan al margen de la legalidad los conciertos con los colegios e institutos que segregan por sexo. Cerca de 70 de estos centros reciben fondos de las distintas comunidades en este momento. La mayoría están vinculados al Opus Dei.

El Supremo entiende que las ayudas públicas a estas instituciones son incompatibles con la Ley Orgánica de Educación (LOE), aprobada por el anterior Gobierno socialista en 2006. En esta norma, el marco de referencia para todos los sistemas de enseñanza del país, se fija que en la admisión de alumnos no podrá haber “discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición”. Así, aunque no se menciona expresamente, el Supremo entiende que eso deja fuera de la posibilidad de ser subvencionado a los centros que separan por sexo.

Estos centros siempre han argumentado que, según la Unesco, su oferta no es discriminatoria, por lo tanto, no entraría en la categoría de discriminación por sexo. De hecho, en los dos fallos del Supremo se incorpora el voto particular del magistrado Antonio Martí García, quien expresa esa misma idea.

En todo caso, la pregunta ahora es si las Administraciones estarán obligadas a retirar los conciertos a los colegios sexistas, algo que no está nada claro. Sin embargo, el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Zaragoza Antonio Embid sostiene que, tras los fallos, los Gobiernos autónomos solo podrán renovar y admitir nuevos conciertos con centros mixtos. Embid cree que no habrá problemas con los que están vigentes, es decir, que en ningún caso se quedarán sin fondos a mitad de curso.

El Supremo se pronunció por primera vez sobre este asunto en 2008, cuando reconoció la potestad que tienen las comunidades para fijar la coeducación como requisito para acceder a los fondos públicos. El tribunal baja ahora el detalle y avala la decisión de los Gobiernos cántabro y andaluz de retirar dos conciertos.

En el caso del colegio cántabro Torrevelo, el Supremo refrenda la resolución del anterior Ejecutivo, del PSOE, por la que se denegó la renovación del concierto. Tras llegar al poder en Cantabria, el Partido Popular dio marcha atrás y decidió volver a concederle las ayudas. El PSOE está estudiando si, tras la reciente sentencia del Supremo, acude a los tribunales para bloquear el concierto.

En el caso del centro femenino Elcható de Brenes (Sevilla), el fallo del Supremo supone un espaldarazo a la Junta, que lleva desde 1999 intentando suprimir los conciertos con los 12 colegios e institutos que aún segregan en esta comunidad.

Tomando como punto de partida la LOE, Andalucía cambió los criterios para la concesión de conciertos. En 2009 impuso a los 12 centros de educación diferenciada la condición de que se convirtieran en mixtos a partir de septiembre de 2010 para seguir siendo subvencionados. Esas órdenes fueron recurridas ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que las anuló. El Supremo da ahora la razón a la Junta.

La sala de lo Contencioso reconoce que estos conciertos eran válidos hasta la entrada en vigor de la LOE. Además de incluir en esa norma el sexo entre las posibles causas de discriminación, el anterior Ejecutivo del PSOE preparó una Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación, en cuyo anteproyecto se prohibían expresamente conciertos con estas instituciones. Pero esta norma nunca se llegó a aprobar.

Ahora, el Supremo entiende que la LOE ya lo prohíbe, y además, que eso no “perturba ningún derecho constitucional de los padres, que conservan el derecho de libre elección de centro”, ni de los propietarios de los colegios afectados.

“Es obvio” que la ley les “excluye”

Las dos sentencias del Tribunal Supremo sobre la retirada de subvención a centros que separan por sexo en Cantabria y Andalucía son del 23 y 24 de julio y comparten párrafos enteros de argumentación. Como estos:

» Condición previa. “Es obvio, que, previamente, el artículo 84 de la Ley 2/2006 que expresamente se refiere a “la admisión de alumnos” ha excluido de la posibilidad de concertación a los centros de educación diferenciada por sexos, al prohibir […] la discriminación por sexo […], existencia de discriminación que es previa al cumplimiento del resto de las condiciones que se exigen para lograr” el concierto.

» Legalidad. “Nadie puso en duda la legitimidad del sistema de educación diferenciada; cuestión distinta es que a partir de la entrada en vigor de la Ley Orgánica 2/2006 sea posible que esos centros privados puedan tener la condición de concertados […], cuando expresamente en el régimen de admisión de alumnos se prohíbe la discriminación por razón de sexo […] Y esa imposibilidad de obtener conciertos […] tampoco perturba ningún derecho constitucional de los padres que conservan el derecho de libre elección de centro y el de los titulares de la creación de centros con ideario o carácter propio”.

Estándar